En 2020, Colombia ha perdido por deforestación el equivalente a 105 mil canchas de fútbol.

Se han perdido 75.000 hectáreas de bosque. Es casi la suma de la laguna de Tota y la ciudad de Pereira.

El más reciente estudio de la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS), “Alarmas prendidas por la deforestación en 2020”, reportó la altísima deforestación en los departamentos más afectados son Caquetá, Meta y Guaviare. En total Colombia ha perdido unas 75.000 hectáreas de bosque.

El estudio también indica que la tendencia en el primer trimestre del año estuvo por encima del 85% con relación al año pasado. Para el gobierno, la Amazonía padece del 62% de la deforestación en Colombia.

“Esto llama la atención, porque en el 2019 hubo un descenso de la deforestación de cerca del 19%, que generó expectativas respecto a un potencial control y reducción sostenida de la deforestación. Lo sucedido en 2020, señala que aún es prematuro pensar en ello”, afirma Rodrigo Botero de la FCDS.

Sin embargo, una causa importante de la deforestación en el país son los incendios forestales que se generan, sobre todo, por la ganadería extensiva, la agricultura y la minería ilegal. “En Colombia las 158.000 hectáreas de bosque afectadas por deforestación, se debieron, sobre todo, a las actividades como quema de bosques”, afirma Miguel Pacheco de la ONG World Wildlife Foundation (WWF).

Por otro lado, el estudio de la FCDS afirma que los meses que vienen serán cruciales, pues, “usualmente, en el último trimestre del año se empieza a tumbar el bosque para dejar que la madera seque y luego quemarla. Además, la “reapertura” de la economía seguramente tendrá algún efecto en esta actividad”, dice el estudio.

También, según Rodrigo Botero de la misma institución, las alarmas están encendidas por el aumento en la deforestación que se vio durante el primer trimestre del año “—un hecho que muestra cómo las tendencias de reducción de la deforestación son inestables y cómo el descenso tan añorado no se puede predecir con certeza aún—”, dice el investigador.

Botero también explica que «las mediciones muestran más de 300 mil hectáreas deforestadas en los municipios alrededor de Chiribiquete durante los últimos cinco años. En el mismo periodo entraron más de 650 mil nuevas cabezas de ganado. Allí mismo, se construyeron en los últimos dos años más de 1500 km de vías para consolidar la entrada de estas tierras “ganaderas” al mercado.

Ambientalistas y expertos aseguran que el gobierno colombiano está a tiempo de tomar las medidas necesarias para evitar que estos fenómenos sigan aumentando.

“En Colombia, en lo que va corrido del año, hemos tenido 67 incendios forestales en departamentos como Guaviare, Caquetá, Putumayo y Amazonas; daños a la flora y la fauna y al ambiente”, explica el capitán Charles Benavides, director nacional de Bomberos.

“Son tres labores principales: educación la más importante, educar a la gente por qué es dañino quemar sin control. Segundo punto, fiscalización, fuertes multas a los infractores y tercer punto, prevención, ponerse de acuerdo con las asociaciones de ganaderos, con las asociaciones de productores, para tomar medidas”, dice Rafael Hoogesteijn, gerente general organización Panthera-Brasil.

(Visited 30 times, 30 visits today)