Aquí

Restos arqueológicos hallados en Bolívar serían trasladados a Atlántico

Restos arqueológicos hallados en Bolívar serían trasladados a AtlánticoA corte de abril de este año, se habían extraído 75 mil piezas que estaban distribuidas en un perímetro de 700 metros lineales.

El enorme hallazgo arqueológico encontrado en La Mojana bolivarense, cerca a la zona donde se construye el puente Yatí-Bodega, sería trasladado al municipio de Malambo en el departamento del Atlántico.

Según conoció este medio, luego de una convocatoria hecha por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh), entidad que adelanta el rescate de las piezas, una organización del municipio de Malambo habría sido la ganadora, por lo cual las piezas tendrían su disposición final en esta población.

Pese a que Magangué también presentó una propuesta para salvaguardar el tesoro ancestral en territorio bolivarense, tal parece que finalmente no será así.

Gobernador refuta decisión

Ante esto el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz, precisó que en conjunto con el alcalde de Magangué, Pedro Alí, solicitarán suspender el traslado de las piezas y pedir que estas se queden en Bolívar.

“Hemos manifestado que debe ser en Magangué donde estén las piezas arqueológicas, ya iniciamos el proceso para enviar la solicitud formal para suspender el traslado y revisar con el instituto la necesidad que se queden en Magangué. Esperemos que esto se pueda resolver y esos hallazgos que son de nuestra historia y antepasados se queden donde deben estar”, expresó Turbay Paz.

Sobre el hallazgo

A corte de abril de este año, se habían extraído 75 mil piezas que estaban distribuidas en un perímetro de 700 metros lineales, entre estas se encuentran 53 individuos, 94 vasijas, 380 líticos (pieza tallada en piedra), entre otros.

Debido a este hallazgo el puente Yatí-Bodega no entró en operación en agosto de este año como estaba planeado, sino que se proyecta para enero de 2020, ya que se necesitó un nuevo trazado geométrico para no interferir con la extracción de las piezas arqueológicas, la cual se prevé demorará cinco años