Aquí

Facturas de luz de alto estrato… en Nueva Esperanza

Barrio Nueva Esperanza

“Un cobro de luz como el que me hacen, es como si tuviese tres aires acondicionados”. Eso señala, Daniel Cortina Quevedo, líder comunal de Nueva Esperanza, barrio popular de Magangué y quien dice estar afectado por el elevado servicio de energía que le factura la empresa Electricaribe.

Según Cortina Quevedo, a comienzos de este año comenzaron a llegarle mensualmente a su casa recibos por valores entre los 75 y 150 mil pesos por concepto del servicio prestado.

En esa localidad habitan 157 familias de escasos recursos, quienes venían cancelando un porcentaje del consumo total registrado en el medidor totalizador (comunitario) identificado con el NIC 4328811.

“Ese contador no sirve. ¿Entonces cómo hacen para facturarnos toda esa energía? Nos negamos a pagar por un servicio costoso e irregular”, puntualizó el líder comunal.

Irregularidades y denuncias

“Es absurdo que durante lo que va corrido de este año hayamos consumido 21 millones de pesos en energía eléctrica. La gran mayoría de las familias no tiene electrodomésticos, así que no comprendemos de dónde sacan ese valor”, dijo Alba Ardila Muñoz, habitante de Nueva Esperanza.

Los habitantes denuncian que el subsidio del 50 por ciento que les entrega el Gobierno Nacional no es reconocido en las facturas por la empresa Electricaribe.

De igual manera, aseveran que el funcionario que cobra los recibos en el barrio ha llegado a ‘arreglos’ con la comunidad.

“Electricaribe nos está robando el subsidio y sus trabajadores le dicen a los vecinos que pueden pagar una parte de la factura, y luego el saldo restante. Según mis conocimientos, esto es ilegal”, precisó Ardila Muñoz.

Los moradores de esa localidad aseguran que no han perdido la guerra y afirman que llevarán este caso hasta la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios.

Respuesta de Electricaribe

A través de un oficio enviado a esa comunidad, Electricaribe contesto que “de acuerdo a lo establecido por las leyes colombianas, resulta improcedente la corrección o reliquidación de las facturas emitidas, esto teniendo en cuenta que los cobros se realizan de acuerdo a la forma de facturar en barrios eléctricamente subnormales. Es decir, el consumo promedio facturado es correcto”.