Aquí

Cuatro conclusiones del debut de Murillo con Barcelona

El colombiano jugó los 90 minutos en la derrota de su equipo 2-1 ante Levante por los octavos de final de la Copa del Rey.

No fue el debut esperado de Jeison Murillo en el Barcelona, pues su equipo cayó en su visita al Levante en el estadio Ciudad de Valencia por la ida de los octavos de final de la Copa del Rey, serie que se definirá el próximo jueves 17 de enero en el Camp Nou.

Sin embargo, el central colombiano, quien fue el más experimentado de la primera línea en el once inicial del equipo de Ernesto Valverde que también conformaron Nelson Semedo, Chumi y Juan Miranda, tuvo aspectos a destacar en su primer partido con el conjunto catalán, además de un par de cosas a mejorar.

 

Firme en el uno contra uno

Murillo tuvo que enfrentar a Borja Mayoral y a Emmanuel Boateng, los atacantes titulares del Levante. El colombiano se mostró seguro cada vez que estos jugadores lo encararon, encontrando el momento justo para quitar la pelota y en algunas oportunidades anticipándolos.

 

Cuando enfrentó al ghanés, supo aguantarlo para no quedar mal parado y en ocasiones contó con la colaboración de Semedo o Sergio Busquets para el respectivo doblaje en marca, teniendo en cuenta que es un jugador más rápido.

 

Seguro en los pases cortos

Algo fundamental en el estilo del Barcelona es la posesión de la pelota y la precisión en la entrega de la misma. El colombiano no se complicó en ese aspecto y busco en la mayoría de sus intervenciones la salida clara, juntándose en varias oportunidades con Busquets y Arturo Vidal.

 

Cuando Murillo tenía la pelota y era presionado por los rivales, no tuvo problema en apoyarse en su portero Jasper Cillessen o juntarse con otros hombres de la primera línea para buscar la salida por otro costado.

 

Una amarilla innecesaria

Una de las cosas a corregir para sus próximas apariciones con Barcelona es que en este partido quedó condicionado desde muy temprano. Al minuto 22, el colombiano intentó quitarle el balón a Borja Mayoral en campo rival, pero terminó derribándolo, por lo que vio la tarjeta amarilla, aunque fue una falta necesaria para cortar el contragolpe y evitar que el visitante quedara mal parado.

 

A mejorar los envíos largos

En algunas oportunidades, Murillo intentó sorprender con pases largos buscando la velocidad de Ousmane Dembélé, Malcom y Philippe Coutinho, pero le faltó precisión en esos envíos, que unos se pasaron de fuerza y otros fueron divididos con los defensas adversarios.