Aquí

COSAS QUE HE PENSADO – Por Angélica Solís Sotomayor

Angélica Solís Sotomayor Abogada, Columnista, Especialista en Derecho Administrativo Universidad Simón Bolívar de Barranquilla

¡Si quiera tenemos las palabras! Pertinentemente evoco aquel título de uno de los libros, del siempre recordado Alejandro Gaviria, Exministro de Salud, para dejar una nota pública sobre cosas que he pensado.

Sabiendo que nos encontramos frente a una coyuntura política, me atrevería a decir; una de las más fuertes del siglo XXI es menester resaltar el activismo juvenil en este periodo electoral, algo sumamente importante para la democracia colombiana, lo llamo importante por lo sistemáticamente marginados que eran las juventudes en periodos electorales pasados.

Sin embargo, en toda una burla social se ha convertido este tema, veo jóvenes aspirando sin estar aterrizados, sin saber que significa llegar a una corporación pública y cuál es su finalidad. Visiblemente Magangué es un municipio consumido por la oligarquía y por la misma clase política de anteaño, esa que ha dejado estragos, que bueno sería que quienes representen la alcaldía y el concejo tengan en la cabeza conocimiento de lo que requiere o no Magangué, tengan claro los proyectos político administrativos y sociales al que le quieren apostar para ver a la segunda ciudad del departamento de Bolívar, avanzar y crecer. Pero muy difícilmente una persona sin liderazgo, conocimiento y amor por su tierra hará crecer a un municipio, lo que causa retroceso. A lo que posiblemente estamos expuestos desde el próximo año. Lamentablemente no contamos con un candidato virtuoso al 100% para la alcaldía, y Sin temor lo digo. El candidato popularmente más fuerte que tiene Magangué, como bien lo expreso: “no tiene conocimiento de muchas cosas”. Pero le explico: si usted está haciendo una catarsis en estos momentos y se siente confundido y cansado de la politiquería y la política y por esas razones el 27 de octubre no quiere salir a votar, lo invito a ejercer su derecho al voto y a no odiar a los políticos, analícese usted mismo y se odiara más, porque es usted, como pueblo, quien tiene el poder y quien debiera tener consciencia electoral y más amor por su municipalidad. (Coloquialmente dicen, que siempre habrá uno mejor que el resto, sepa elegir).

¿Concejales?

Hablemos entonces de los 239 aspirantes al concejo: El significado de una puesta ante el concejo sin tener la preparación y plena convicción le genera gasto al estado y daño al mismo municipio. Pues, estamos expuesto a una renuncia en cualquier momento: recordemos el caso de Barcha sin terminar el periodo constitucional. No obstante, estamos frente a una feria y avalancha de avales de los partidos políticos. ¡Cuánta falta le hace a Colombia un nuevo código electoral! ¡Cuánta falta les hace a los partidos políticos una reglamentación concerniente al tema AVAL! Ahora bien, no estoy diciendo que no tiene derecho aquel que no se convierta en un profesional, entre otras, la educación debe ser el eje central a apostar en una sociedad como la nuestra, ¡es el momento! Para estos casos solo basta con instruirse para no convertirse en un instrumento ciego, y aunque filosóficamente si deberían los reyes ser profesionales con las más altas cualidades académicas, es bien sabido que ni normativa ni constitucionalmente ustedes están restringidos al aspirar. Luego entonces si estoy diciendo que tengan espacios también para obtener un conocimiento amplio, porque todos somos tenemos capacidades mientras no seamos declarados por ley incapaces absolutos. Recordemos que, En Colombia, en la capital ocurrió un vivo ejemplo de lo que significa no estar concientizado ni preparado ni aterrizado: Lucho, concejal de Bogotá. Jóvenes, no es aspirar por tener un status social, sepan que es este un momento trascendental para el país. El presidente de la republica acaba de cumplirle el sueño al actual gobernador del atlántico, VERANO DE LA ROSA, acaban de sancionar la ley de regiones, las RAP-RAPE, lo que significa que va a ver transición y un cambio en el país, va a ver una conformación entre un distrito y un municipio y ante esta eventualidad necesitamos estar preparados, pues en ese orden de ideas se viene un nuevo código departamental y un nuevo código municipal.

¿Están realmente preparados?

SI QUIERA TENEMOS LAS PALABRAS…